BoJack Horseman o el existencialismo humano en la vida de un caballo

BoJack Horseman o el existencialismo humano en la vida de un caballo

Votos: Puntos:

Por Rockberto Jiménez

 

Hace tiempo vi anunciada la serie de Bojack Horseman y para ser honestos ni siquiera nos llamó la atención. Sin embargo un buen día, de esos en los que literalmente no tenía nada que hacer, se me ocurrió darle una oportunidad. Su primer capítulo no fue malo, pero tampoco excelente. Aún así seguí viéndola y cuál sería mi sorpresa al darme cuenta que no era solo otra serie de humor animado, sino un retrato fidedigno de ese mal de los tiempos modernos llamado…depresión.

BoJack Horseman nos narra la historia de un caballo que tuvo cierta fama en los 90’s y que ahora solo vive del recuerdo de esos años de gloria, con la esperanza de probar una vez más el suculento sabor de la victoria.

La trama se complica cuando BoJack se enamora de Diane (su biógrafa) quien para su mala suerte se va a casar con su rival actoral, el Sr. Peanutbutter. 

Quizás hasta ahora no les diga nada esta descripción, pero aún no hemos terminado de decirles que nuestro personaje principal vive con un “nini” llamado Todd Chavez (cuya voz es prestada por Aaron Paul; el Jesse Pinkman de Breaking Bad) a quien soporta con tal de no vivir solo.

Por si esto no fuera suficiente BoJack es un ser autodestructivo que tiene sexo a manera de encuentros casuales y su única relación estable es con el alcohol.

Conforme avanza la serie en sus cuatro temporadas, cuyo tema principal fue compuesto por Patrick Carney, el baterista de The Black Keys; vamos adentrándonos en la vida de un ser que no sabe cómo expresar sus sentimientos sin hacerlo de manera torpe, equivocada y donde lo único que lo aparta del suicidio es la esperanza de regresar a la cima de su carrera.

En mi opinión es la primera vez que unas caricaturas retratan con un humor crudo pero real el tema de la depresión, ese mal que nos afecta justo cuando mejor estamos comunicados como sociedad; pero irónicamente más distanciados los unos de los otros hasta llegar al punto de estar desconectados incluso de nosotros mismos.

 

 

*Actualmente BoJack Horseman se encuentra en su cuarta temporada y la puedes disfrutar vía Netflix.