María Magdalena o el empoderamiento de la mujer a niveles bíblicos

María Magdalena o el empoderamiento de la mujer a niveles bíblicos

Por Rockberto Jiménez

@rockbertoj1

 

María Magdalena es una cinta que como su nombre lo indica, está basada en el personaje bíblico, que en esta ocasión es interpretado por la actriz Rooney Mara. La película nos muestra la vida de Magdalena, que lejos de ser una prostituta (como se nos ha contado en otras versiones), aquí es una mujer que simplemente quiere alejarse de un destino marcado por las costumbres de la época, en donde su desenlace obvio es contraer matrimonio y engendrar hijos sin ningún tipo de cuestionamiento. Su rebeldía ante estas tradiciones, hacen pensar a su familia, que Magdalena pudiera estar bajo la influencia de algún espíritu maligno, lo que trae como consecuencia que hasta la sometan a un ritual de exorcismo.  

Luego de este incidente, María se ve más en la necesidad de encontrar un escape a un estilo de vida asfixiante, que no le permite tomar decisiones propias. Es justo en ese punto en donde cruza camino mientras realizaba sus actividades del diario con el hombre que le dará un nuevo significado a su existir...Jesús de Nazaret (Joaquín Phoenix). 

Al conocer al mesías, María Magdalena decide dejar atrás a su familia y seguirlo para convertirse en uno de sus apóstoles. En su camino tendrá que ganarse el respeto de los seguidores de Jesús, quienes por ser mujer la ven con cierto recelo.  

Mary Magdalene dirigida por Garth Davis, toma un relato bíblico y a través de él, nos muestra un tema de actualidad sobre el papel de la mujer en la sociedad y su respectivo empoderamiento. Bajo esta premisa, resulta interesante el punto de vista del guion escrito por Helen Edmundson y Philippa Goslett, pues no solo continua con esa desmitificación de Magdalena como una sexoservidora y nos presenta a una mujer apóstol que tuvo un rol fundamental en la evangelización del cristianismo.  Este enfoque le da a la trama un valor que lo diferencia de los filmes que hemos visto a lo largo de la historia del cine sobre este drama bíblico, sin embargo, su narrativa es sumamente lenta, lo que provoca que sus 120 minutos de duración se vuelvan eternos. En resumen, María Magdalena es una cinta que solo es recomendable si te interesan este tipo de temas.