Las ventajas de ser invisible (Reseña del libro)

Las ventajas de ser invisible (Reseña del libro)

Pues caí en las garras de este libro, escrito por Stephen Chbosky en 1999, después haber visto la película, la cual pasó bastante desapercibida. El texto cuenta la historia de Charlie, un joven que se encuentra algo confundido al comienzo de la preparatoria debido al suicidio de su mejor amigo a quien decide escribirle unas cartas para contarle su día a día. Así que le narra cómo es que conoce a Sam y a su hermanastro Patrick, quienes no le temen a nada y buscan diversión artística en donde sea que puedan encontrarla. Desde luego que Sam, una joven carismática con un sentido de libertad irrevocable, se convierte en el amor secreto de Charlie, quien se vuelve parte de ellos —los autodenominados «juguetes rotos», si mal no recuerdo.

Durante las páginas, Charlie carga con la pesadumbre de la muerte de su amigo y de la muerte de su tía, la persona que más lo comprendía en el mundo, por lo que su personalidad es bastante taciturna e insegura; pero la libertad de los hermanastros lo contagia, al grado de tener una breve relación con una de la chicas con las que convivía, y en una de sus fiestas, hace evidente que le gusta Sam, lo que causa un revuelo en su grupo de amigos, complicándolo todo lo suficiente para llevarnos al clímax de la historia, donde la catarsis nos lleva a la excelente frase:

«Vivir al margen ofrece una perspectiva única. Pero siempre llega el momento de entrar en escena y ver el mundo desde dentro.»

Es un texto que me sorprendió debido a su formato epistolar, además de la manera tan suave y apacible con la que me ha conducido a través de la historia, en la que el secreto oculto creo que se queda demasiado oculto, sin embargo, las peripecias son magníficas al grado de disfrutar cada una de las cartas sin necesitar del todo lo que me parece que debía funcionar como «plot» principal. Pero tanto Sam como Patrick son personajes tan bien trazados y con personalidades tan fuertes que absorben la atención. Si bien es un fallo, el acierto es mayor al delinear las características de los hermanastros de esa manera dentro de la narración.

Por otro lado, la película de este libro, llevada a las pantallas en el 2012, corre de la misma manera que el libro. El casting de Sam «Emma Watson» y de Patrick «Ezra Miller» no pude haber sido mejor; desarrollan una química increíble entre ellos y con Charlie «Logan Lerman» que hace que sea una gran película con tintes característicos de una película de arte. Es suave, ligera, entretenida y muy emotiva; además debo agregar que el soundtrack es magnífico, el cual cuenta, como tema principal, con «Heroes» de David Bowie. Cabe destacar que el autor fue el guionista y el director, lo que le hizo acertar en todos los aspectos.

Si de algo me podría quejar es que hay un tema —de esos que dan miedo tocar— en el libro que pasa muy superficialmente cuando pudo darle un sabor distinto al libro —quizá lo pudo echar a perder—, y pasa todavía más desapercibido en la película. Entonces, si no era necesario en realidad, ¿para qué meterse con eso?

Rousse-Lara

Escritor del «Pueblo Escondido En La Niebla» y de «La Fiesta De La Cornucopia», obra que verá la luz a inicios del 2019.

Facebook: @luahipnofago