Mindhunter ¡Así fue la vida real de Edmund Kemper!

Mindhunter ¡Así fue la vida real de Edmund Kemper!

Mindhunter sin duda una de las mejores series del catalogo de Netflix. Dicha producción está basada en el libro Mind Hunter: Inside FBI´s Elite Serial Crime Unit de Mark Olshaker y John E. Douglas. Por si esto no fuera suficiente, está dirigida por David Fincher; responsdable de obras maestras como Seven, Fight Club y un largo etcétera. 

Mindhunter nos adentra a lo largo de su trama en la mente de diversos asesinos en serie. En esta entrega, te hablaré de Edmund Kemper.

Edmund Emil Kemper III nació en Burbank, California; un 18 de diciembre de 1948. Se le conoce como El asesino de las colegialas y fue uno de los asesinos seriales que aterrorizó a la ciudadanía estadounidense en la década de 1970.

Desde muy joven Edmund Kemper solía torturar y asesinar a animales, además de tener una extraña fijación por representar rituales de tipo sexual con las muñecas que eran propiedad de sus hermanas.
Su madre le obligaba a dormir en el sótano por miedo de que su hijo abusara de sus hermanas.

A la edad de 15 años, Ed le disparó a su abuela. Al llegar su abuelo también lo asesinó e instantes después le dijo a su madre lo que había hecho y le instó a llamar a la policía.
El quinceañero fue internado en el Hospital Estatal de Atascadero donde eventualmente se hizo amigo de su psicólogo, se convirtió en su asistente hasta que finalmente fue dado de alta y finalmente se fue a vivir con su madre a California.

La estatura de Ed Kemper es de 2,05 m y su peso de más de 136 kg. Tal fuerza le permitió asesinar entre mayo de 1972 y febrero de 1973, a diversas estudiantes que encontraba en la autopista, a las cuales llevaba a zonas aisladas para quitarles la vida, ya sea acuchillándolas, con arma de fuego o asfixiándolas para luego llevarlas a su departamento y practicar necrofilia. Una vez hecho esto, desmembraba los cuerpos.

Casi siempre arrojaba los cuerpos mutilados a barrancos o los sepultaba en campos, pero en una ocasión enterró la cabeza de una víctima (de 15 años) en el jardín de su madre para jugarle una broma.
Eventualmente se supo que cometía sus crímenes cada que discutía con su madre.

En el año de 1973, Kemper golpeó repetidamente a su madre hasta asesinarla con un martillo de zapatero mientras se encontraba dormida. Una vez hecho esto, la decapitó, violó su cabeza e inmediatamente después arrojó sus cuerdas vocales al triturador de la cocina. Más tarde se comió parte de sus órganos, para finalmente dormir cuatro noches con el cuerpo en estado de putrefacción.

Cierto día se dirigió con su auto hacia el Este, y le molestó no escuchar en la radio ninguna noticia sobre sus asesinatos. Fue tal su frustración que frenó, llamó a la policía para confesar que él era El asesino de las Colegialas y les contó donde podían encontrarlo.

Durante su juicio alegó demencia, sin embargo fue declarado culpable por ocho cargos de asesinato. Se pidió la pena capital, pero al estar suspendida en Estados Unidos en aquel momento, recibió cadena perpetua. Actualmente se encuentra en la Prisión Estatal de Vacaville.

CONOCE EN VIDEO LA HISTORIA DEL ASESINO SERIAL DE LA CDMX ¡HAZ CLICK AQUÍ!