La leyenda urbana de Mick Jagger

La leyenda urbana de Mick Jagger

Votos: Puntos:

Como toda banda legendaria, los Rolling tienen su leyenda urbana la cual inicia cuando Brian Jones (1942-1969) había hecho público su anuncio de dejar a los Stones debido a ciertas discrepancias con el grupo y en espacial con Mick Jagger.

Su intención era elaborar nuevos proyectos, pero un mes después de comunicar la noticia a los medios de comunicación, aparece muerto en la piscina de su casa el 3 de Julio de 1969.

Treinta años después de la muerte de Brian, su novia Anna Wohlin rompió el silencio y publicó un libro titulado “The murder of Brian Jones” o el asesinato de Brian Jones.

En dicho libro afirma que Jones fue asesinado. Anna asegura que Brian había dejado de ingerir drogas y alcohol; y que no se ahogó accidentalmente como se dice, sino que lo asesinó un hombre llamado Frank Thorogood.

Frank era un constructor que estaba trabajando en unas reparaciones en la casa que Brian tenía a las afueras de Londres. Thorogood habría matado a Jones durante una pelea que se suscitó por inconformidad del pago de las reparaciones que estaba realizando.

Thorogood muere en el año de 1994, y en ese entonces apareció una supuesta confesión del crimen entre sus objetos personales. Dicha noticia jamás fue tomada en cuenta.

Brian Jones había muerto por algo tan simple, como lo es una pelea por reparaciones caseras, una muerte no muy digna de un icono de la música. Quizás por eso a alguien se le ocurrió inventar el siguiente rumor, para darle al guitarrista un final más acorde a su estatus de estrella de rock.

El rumor afirma que a Brian Jones no lo mataron, sino que lo dejaron morir.

Según esto, durante una fiesta a la que asistieron los Rolling Stones, Brian se encontraba en completo estado etílico cuando tropezó y cayó a la piscina. Todos los presentes en aquella fiesta se percataron de lo sucedido, pero la sensación en ese instante fue que Mick Jagger no quería que nadie saliese a ayudarlo. Poco a poco Jones dejó de manotear, para finalmente morir ahogado.

Cabe señalar que Mick nunca dijo que no lo auxiliaran, simple y sencillamente nadie hizo nada por salvar al guitarrista.