Robert Johnson

Robert Johnson

Votos: Puntos:

Dicen que tengas cuidado con lo que deseas porque se puede volver realidad. Imaginen que algo o alguien invisible a nuestra mirada nos está oyendo (quizás también viendo) y en el momento en que hacemos una petición de lo más sincera, voltea hacia nosotros para concedernos aquello que tanto anhelamos. Hasta aquí todo suena bien, pero… ¿Se han preguntado quién fue el que nos escuchó? y peor aún ¿A cambio de qué nos confirió aquello que queríamos?

Esta es la historia de Robert Johnson, quien nació un 8 de Mayo de 1911 en el mítico Mississippi. A los 16 años deja sus estudios y se va a laborar a una plantación. Mientras trabajaba nació su interés por la música, así que aprendió a tocar la armónica y, poco después, la guitarra.

Con el tiempo conoció a músicos experimentados del blues como Willie Brown, Charlie Patton y Son House, para los cuales audicionó,  pero ninguno de ellos quedó convencido con la manera en que Robert ejecutaba dicho instrumento, por lo que nadie quiso contratarlo.

El tiempo pasó y en el año de 1932, Robert Johnson empezó a ser conocido como un músico al que valía la pena contratar para amenizar los bailes. Ese mismo año volvió a tocar para Willie Brown y Son House, sin embargo en esta ocasión quedaron asombrados al grado de creer que había vendido su alma al diablo.

Robert no hizo nada por desmentir tal afirmación, es más lo reafirmó con canciones como Me and the Devil y Hell  Hound on my Trail ambas letras tenían contenidos bastantes obscuros para la época.

Debido a esta forma de expresión en su música, quedó establecida la leyenda. Robert había vendido su alma al diablo en un cruce de caminos a la media noche, a cambio de una habilidad extraordinaria para ejecutar la guitarra.

Robert Johnson fallece un 16 de agosto de 1938 (27 años) bajo circunstancias poco claras. Unos dicen que murió envenenado con whisky, otros más afirman que de sífilis y la gran mayoría comenta que un buen día, simplemente nunca más volvieron a saber de él.