Un lugar y un día para recordar a Kurt Cobain a 23 años de su muerte

Un lugar y un día para recordar a Kurt Cobain a 23 años de su muerte

Votos: Puntos:

Come As You Are” es la frase que recibe a todo aquel que visita Aberdeen, el lugar que vio nacer al músico que nos invitaba a flotar entre nubes para después descender con una tremenda resaca.

Kurt Donald Cobain (1967-1994) fue originario de aquella ciudad del condado de Grays Harbor, en Washington; la cual ahora ya es parte del mapa internacional gracias a su hijo pródigo. Seguramente mirando en retrospectiva, nadie de esa comunidad imaginó el alcance que tendría su ciudadano para tantas generaciones.

Sin embargo, quien crea en el destino y en esa misión que cada individuo viene a desarrollar en este planeta, pueda entender cómo, el entonces adolescente, Cobain con tan sólo 14 años de edad le dijo a un amigo de su escuela que algún día llegaría a ser una estrella de la música. Lo que inevitablemente nos hace pensar en ¿Si alguna vez habrá siquiera imaginado que también tendría un final violento?

Lo que sí es un hecho es que la sombra del suicidio estuvo en su camino de manera constante, pues se dice que en su familia existieron historias con tan dramáticos desenlaces. También se comenta que cuando era adolescente Kurt y un amigo de aquellos años, encontraron accidentalmente en un árbol; el cuerpo colgado de un estudiante de primaria que había decidido quitarse la vida. Según está asentado en los reportes, Cobain y su amigo se quedaron contemplándolo por media hora hasta que por fin llegaron las autoridades al lugar de los hechos.

¿Cuántas historias no nos podría contar aquel poblado sobre el hombre que juraba y perjuraba que no tenía un arma? Definitivamente muchas, ya que la esencia del músico es parte de su paisaje. Es por eso que las autoridades de Aberdeen tuvieron a bien ir más allá de una frase de bienvenida ligada al icono del Grunge y ahora cada 20 de febrero (fecha de su natalicio) se recuerda a aquel ser humano que no era como ellos pero que intentó, aún si esto le terminara costando la vida. 

¡Hasta siempre Kurt Cobain!