Scott Weiland y una canción llamada...Plush

Scott Weiland y una canción llamada...Plush

Votos: Puntos:

Por Rockberto Jiménez 

"Llegando a Manhattan con otros amigos de otras bandas oí como pedían a sus ‘contactos’ que les llevaran varias bolsas de ‘China White’. Y yo no podía dejar pasar los ‘privilegios’ de ser una estrella de rock y esa noche antes del primer concierto en Nueva York me drogué. El estado al que me tomó era indescriptible, me sentía tranquilo y lleno de valor en un mundo lleno de demonios y dudas.” Scott Weiland

 

El texto anterior es un fragmento de una entrevista donde claramente puede verse el inicio, de un final más que anunciado.

En el año 2008, me encontraba en el Foro Sol y recuerdo clarfamente cómo todos los ahí reunidos coreábamos de manera unísona las siglas: ¡STP! ¡STP! ¡STP!

La espera por verlos aparecer en el escenario parecía eterna a tal grado que un muy buen amigo me dijo a manera de broma: “Padre, igual y no sale porque ya se nos fue de un pasón”

De una u otra manera todos los que éramos seguidores de Scott sabíamos que eso algún día iba a pasar, pero jamás imaginamos que sería un 3 de diciembre del 2015 cuando Weiland emprendería el viaje de no retorno.

En lo personal me enteré de su muerte por la enorme cantidad de posteos sobre el tema. Lo curioso de este asunto fue ver cómo mis amigos tomaron la noticia, ya que todo fue como si se tratase de alguien muy cercano. Había añoranza en sus estados. Después de este día y platicando con ellos de manera separada, todos coincidimos en haber experimentado cierta tristeza mezclada con nostalgia y de menos haber escuchado ese día un muy buen rato algo del legado musical de este ícono del Grunge.

Es inevitable no verme en mis años adolescentes haciendo tarea o simplemente acostado sin pensar en nada, dejándome llevar por esa música y letras que en un horrendo inglés trataba de cantar.

La frase de: “This is a song called Plush” me remite de golpe a esos días donde soñaba dedicarme a los medios de comunicación. Ahora los años han pasado, sí que lo han hecho. Scott ya no está, pero si pudiera rendirle un humilde tributo sería ese donde el mismo que ahora escribe estas líneas, vuelve a sentarse a redactar un texto pero ahora de manera profesional, mientras suena una canción llamada… “Plush”.