Stephen Hawking y sus 14 frases más provocativas

Stephen Hawking y sus 14 frases más provocativas

Stephen Hawking el físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico falleció el 14 de marzo de 2018, pero su legado vivirá por siempre

A continuación te compartimos un recopilatorio de sus 14 frases más inspiradoras y por supuesto provocativas. 

 

1-Obviamente, debido a mi discapacidad, necesito asistencia. Pero siempre he tratado de superar las limitaciones de mi condición y llevar una vida tan llena como sea posible. He viajado por el mundo, desde la Antártida hasta la gravedad cero.

2-El trabajo te da significado y propósito y la vida esta vacía sin él.

3-Cuando las expectativas de uno se reducen a cero, uno aprecia realmente todo lo que tiene.

4-Solo tenemos que mirarnos a nosotros mismos para ver cómo la vida inteligente se puede desarrollar en algo que no quisiéramos conocer.

5-La ciencia no solo es una disciplina de razón, sino también de romance y pasión.

6-No creo que la humanidad sobreviva en los siguientes mil años, al menos que nos propaguemos en el espacio.

7-La inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio.

8-Estamos en peligro de destruirnos a nosotros mismos por nuestra codicia y estupidez. No podemos quedarnos mirando hacia dentro de nosotros mismos en un planeta pequeño y cada vez más contaminado y superpoblado.

9-Si los extraterrestres nos visitan, el resultado será como cuando Colón llegó a América, lo que no salió tan bien para los nativos americanos.

10-Creemos que hemos resuelto el misterio de la creación. Quizás deberíamos patentar el universo y cobrar a todo el mundo regalías por su existencia

11-No hay cielo o vida después de la muerte para ordenadores rotos; es una historia de hadas para gente con miedo a la muerte.

12-Los medios de comunicación necesitan superhéroes en la ciencia, al igual que en cada esfera de la vida.

13-La vida sería trágica sino fuera graciosa.

14-La raza humana necesita un desafío intelectual. Debe ser aburrido ser Dios, y no tener nada que descubrir.